Secretos para Preparar el Expreso Ideal

Medidas exactas de café, agua, presión y temperatura

El proceso de elaboración del expreso implica el uso de café molido y agua caliente sometida a gran presión. Los elementos cruciales involucrados para obtener un expreso impecable incluyen la proporción adecuada de café, la temperatura del agua, la presión aplicada y el tiempo que el agua interactúa con el café.

Para liberar adecuadamente los aromas del café y lograr una bebida intensa y plena, es necesario que el agua circule a través de aproximadamente 7 gramos de café. Esta debe encontrarse a una temperatura de alrededor de 90 ºC a 92 ºC, bajo una presión de 9 bares y por un lapso de 25 a 30 segundos. La medida de agua ideal es aquella que resulta en unos 30 ml de café.

La selección del agua es vital para el resultado final, debiendo optarse por agua embotellada o filtrada para evitar sabores no deseados que podrían ser aportados por el agua corriente, afectando significativamente la calidad del expreso, especialmente en áreas con altas concentraciones de cal.

La mejor máquina de café para un expreso magnífico

La elección de la cafetera es decisiva para el resultado final. Las cafeteras manuales son las más apreciadas por los expertos baristas gracias a que posibilitan el ajuste preciso de todos los factores implicados en la extracción del café. Las cafeteras semiautomáticas ofrecen cierto grado de ajuste manual, como la cantidad de café o de agua. Por otro lado, las cafeteras automáticas tienen la mayoría de los parámetros de extracción preestablecidos, salvo la molienda del grano. Finalmente, las cafeteras superautomáticas proveen un nivel máximo de automatización, incluido el molido del café.

Selección del café

Para preparar un expreso verdaderamente exquisito, es primordial la elección de un café de alta calidad. Se recomienda comprar el café en grano y almacenarlo adecuadamente para preservar sus aromas. Entre las variedades existentes, el café arábica sobresale por su balance y riqueza aromática, siendo preferible optar por café 100% arábica o mezclas con alta proporción de este tipo. La frescura del café y su adecuada conservación son igualmente relevantes. El uso de granos de baja calidad o almacenan por largo tiempo puede resultar en un expreso amargo o estancado.

Otro aspecto importante es la molienda del café. La ideal es aquella que se realiza justo antes de su uso, en la cantidad exacta requerida, siendo el grado de molienda fino, pero no excesivamente. Una molienda demasiado gruesa resultará en un expreso acuoso y sin fuerza, mientras que una demasiado fina puede dar como resultado un sabor amargo y a quemado.

Cómo disfrutar correctamente de un expreso

Tras preparar el café, llega el momento de degustarlo adecuadamente. Para ello, sugerimos los siguientes pasos:

  • Olfatear el café para apreciar su aroma, sustancial en la experiencia de disfrute.
  • Tomar un pequeño sorbo y distribuirlo por toda la boca.
  • Dedicar un momento para percibir y disfrutar de los distintos sabores del café.
  • Finalmente, tragar y disfrutar de la sensación que deja en la boca.

Información breve de la receta

  • Tiempo de preparación: 5 minutos
  • Tiempo total: 5 minutos
  • Porciones: 1
  • Categoría: Bebida
  • Cocina: Italiana
  • Calorías: 9 kcal por ración

Ingredientes necesarios para un expreso

  • 7 g de café 100% arábica
  • Agua embotellada o filtrada

Procedimiento para lograr el expreso perfecto

Iniciar el proceso requiere seguir las indicaciones de la máquina de café en uso. Se comienza por colocar el café, ya sea molido o en grano, en el depósito diseñado para tal fin. Aunque la cantidad exacta dependerá de cada máquina, generalmente se utilizarán 7 gramos de café para un expreso.

Proseguimos añadiendo agua embotellada al depósito de agua y encendiendo la máquina.

Una vez que la cafetera esté lista, activamos el mecanismo de molienda para obtener el café molido, ajustando previamente el grado de molienda y la cantidad de café según lo permita nuestro equipo.

El siguiente paso es presionar ligeramente el café en el portafiltro con el accesorio correspondiente, para luego encajarlo en su lugar, lo cual es crucial para que el agua no pase rápidamente a través del café evitando que este se agüe.

No olvidemos precalentar la taza donde serviremos el café, colocándola bajo el surtidor de la máquina. Acto seguido, procedemos a hacer el café, teniendo en cuenta que la máquina dispensará el agua a la temperatura y presión adecuadas (90-92 °C y 9 bars) durante el tiempo necesario (25-30 segundos) para obtener 30 ml de expreso.

Una vez listo nuestro expreso, lo servimos de inmediato para disfrutar de su sabor y aroma plenos.

Guía simplificada para el expreso perfecto

  1. Ajustar la máquina con el café necesario.
  2. Verter el agua.
  3. Moler el café y llenar el portafiltro.
  4. Accionar el prensado del café.
  5. Insertar el portafiltro, preparar la taza y activar la extracción.
  6. Disfrutar del expreso recién hecho.