Guía Definitiva: Preparación de la Auténtica Panna Cotta Italiana

Información de la receta

  • Tiempo de preparación: 20 minutos
  • Tiempo de cocinado: 5 minutos
  • Tiempo total: 25 minutos (incluyendo 4 horas de refrigeración)
  • Raciones: 4
  • Categoría: postres
  • Tipo de cocina: italiana
  • Calorías por ración (kcal): 317

Ingredientes de la panna cotta para 4 personas

  • 3 hojas de gelatina neutra
  • 200 g de leche entera
  • 300 g de nata para montar (mínimo 35% de materia grasa)
  • 35 g de azúcar blanco
  • 1 cucharadita de vainilla en pasta
  • Aceite de girasol o spray desmoldante para los moldes (opcional)

Preparación del postre

Comenzamos por hidratar las 3 hojas de gelatina neutra en agua fría. Es importante dejarlas reposar durante al menos 5 minutos para asegurarnos de que se ablanden completamente.

Procedemos a calentar en un cazo los 200 gramos de leche entera, los 300 gramos de nata para montar, los 35 gramos de azúcar blanco y la cucharadita de vainilla en pasta. Es crucial llevar esta mezcla a fuego medio, removiendo constantemente, hasta que su temperatura alcance los 50 ºC. Para esto, un termómetro de cocina será nuestro mejor aliado.

Una vez la mezcla ha alcanzado la temperatura deseada, retiramos el cazo del fuego y añadimos las hojas de gelatina previamente hidratadas. Es importante escurrirlas bien antes de integrarlas a la mezcla con ayuda de unas varillas, asegurando su completa disolución.

El siguiente paso es verter nuestra mezcla en moldes previamente engrasados con un poco de aceite de girasol o spray desmoldante. Esta acción facilitará el desmoldado una vez que la panna cotta esté completamente cuajada. Para los que prefieren no desmoldar, pueden optar por verter la mezcla directamente en vasitos individuales.

Refrigeramos las panna cottas durante un mínimo de 4 horas. Es fundamental este tiempo de espera para que adquieran la consistencia perfecta.

Para servir, desmoldamos con cuidado y acompañamos nuestras panna cottas con el topping de nuestra elección, tales como frutos rojos frescos, mermelada de sabores variados o incluso un toque de caramelo salado para los más osados.

Resumen fácil de la preparación

  1. Remojamos las hojas de gelatina en agua fría.
  2. Calentamos la leche, la nata, el azúcar y la vainilla sin permitir que hierva.
  3. Cuando la mezcla esté a unos 50 ºC, retiramos del fuego.
  4. Incorporamos la gelatina escurrida y mezclamos bien.
  5. Vertemos en moldes y refrigeramos durante al menos 4 horas.
  6. Desmoldamos con cuidado y añadimos los toppings al servir.

La panna cotta es un postre que, con su sencillez y elegancia, cautiva el paladar de quien la prueba. Siguiendo estos pasos, conseguirás una panna cotta con la textura y sabor auténticos de la tradición italiana, perfecta para cerrar cualquier comida con un broche de oro. ¡Buon appetito!