Receta de Tiramisú tradicional con esponjas hechas en casa

Descubre cómo preparar un tiramisú tradicional desde cero, utilizando bizcochos esponjosos que haremos nosotros mismos. Este postre italiano por excelencia combina el sabor del café fuerte con el mascarpone cremoso, envuelto en una textura única que se logra con los bizcochos caseros, sumergidos justamente para crear capas de sabor y textura irresistibles.

Ingredientes

  • Para los bizcochos:
    • 4 huevos grandes, separados
    • 120g de azúcar
    • 120g de harina tamizada
    • Una pizca de sal
  • Para el relleno de tiramisú:
    • 500g de queso mascarpone
    • 4 huevos, separados
    • 100g de azúcar
    • 2 tazas de café fuerte, enfriado
    • Un chorrito de licor de almendra (opcional)
    • Cacao en polvo para espolvorear

Preparación de los bizcochos

  1. Pre-calienta el horno a 180°C. Prepara dos bandejas para hornear, cubriéndolas con papel mantequilla.
  2. Bate las yemas de huevo con 60g de azúcar hasta que la mezcla esté pálida y espesa.
  3. En un recipiente aparte, bate las claras de huevo a punto de nieve, añadiendo gradualmente el resto del azúcar y la pizca de sal, hasta formar un merengue firme.
  4. Incorpora suavemente las claras batidas a la mezcla de yemas, alternando con la harina, haciendo movimientos envolventes para no perder aire.
  5. Divide la mezcla de forma equitativa entre las dos bandejas preparadas, extendiéndola suavemente con una espátula.
  6. Hornea por 10-12 minutos o hasta que los bizcochos estén dorados y elásticos al tacto.
  7. Deja enfriar completamente antes de usarlos para el tiramisú.

Preparación del relleno de tiramisú

  1. Para la crema de mascarpone, bate las yemas de huevo con el azúcar hasta obtener una mezcla pálida y cremosa.
  2. Incorpora el mascarpone y mezcla suavemente hasta que esté completamente integrado y sin grumos.
  3. En otro recipiente, bate las claras de huevo a punto de nieve y luego incorpóralas delicadamente a la mezcla de mascarpone, buscando mantener la textura aireada.
  4. Monta el tiramisú en un molde rectangular, comenzando con una capa de bizcochos ligeramente sumergidos en café. Procura que no queden demasiado empapados para mantener la estructura del postre.
  5. Extiende una capa uniforme de la crema de mascarpone sobre los bizcochos, y luego repite el proceso con otra capa de bizcochos y una final de crema.
  6. Refrigera el tiramisú por al menos 4 horas, idealmente durante la noche, para que los sabores se mezclen y la textura se asiente.
  7. Antes de servir, espolvorea una generosa capa de cacao en polvo sobre el tiramisú, cubriendo completamente la superficie.

El resultado es un tiramisú casero exquisito, con capas de bizcochos esponjosos y una crema de mascarpone sedosa, todo ello realzado por el intenso sabor del café y el delicado toque del cacao. Un postre que, sin duda, dejará impresionados a tus invitados y demostrará que los clásicos nunca pasan de moda.

Consejos y variaciones

  • Para una versión sin alcohol, simplemente omite el licor de almendra en la receta.
  • Si deseas añadir una textura extra, considera incorporar trozos de chocolate entre las capas de crema de mascarpone.
  • Para un café más intenso, puedes emplear un espresso en lugar de café regular.
  • Asegúrate de que tanto las yemas como las claras de huevo estén a temperatura ambiente antes de empezar, esto facilitará obtener la consistencia deseada en cada paso del proceso.

La preparación de este tiramisú auténtico con bizcochos caseros puede requerir un poco más de tiempo y esfuerzo, pero el resultado es una experiencia culinaria verdaderamente memorable. Anímate a probarlo tú mismo y descubre el placer de hacer y disfrutar postres clásicos en la comodidad de tu hogar.