Auténtica Pizza Cuatro Estaciones: Una Porción para Cada Estación

Información General de la Receta

  • Tiempo de Preparación: 60 minutos
  • Tiempo de Cocción: 20 minutos
  • Duración Total: 1 hora y 20 minutos
  • Cantidad de Porciones: Sirve a 6 personas
  • Tipo de Plato: Principal
  • Estilo Culinario: Italiano
  • Calorías: Aproximadamente 210 kcal por cada 100 gramos

Ingredientes para Una Pizza Cuatro Estaciones (Para 6 Personas)

  • Salsa de tomate sazonada con albahaca – 200 ml
  • Champiñones frescos – 100 gramos
  • Aceitunas negras – 100 gramos
  • Corazones de alcachofa conservados – 100 gramos
  • Jamón cocido en tiras – 60 gramos
  • Mozzarella en barra – 100 gramos
  • Mozzarella fresca de búfala – 200 gramos
  • Hojas de albahaca fresca al gusto

Ingredientes para la masa (para hacer 2 o 3 pizzas):

  • Harina de fuerza – 400 gramos
  • Agua templada – 230 ml
  • Aceite de oliva virgen extra – 20 ml
  • Levadura fresca prensada – 20 gramos
  • Una pizca de sal

Elaboración Paso a Paso de la Pizza Cuatro Estaciones

Comenzamos la elaboración de nuestra pizza cuatro estaciones preparando la masa. En un bol amplio o en la cuba de una amasadora, vertemos el agua templada, añadimos el aceite de oliva y desmenuzamos la levadura fresca. Seguidamente, incorporamos poco a poco la harina previamente tamizada junto con una pizca de sal. Amasamos bien, ya sea con las manos o con ayuda de una amasadora, hasta obtener una masa homogénea. Le damos forma de bola y la dejamos reposar, cubierta con un paño o film transparente, en un lugar cálido alejado de corrientes de aire durante al menos 30-45 minutos, o hasta que su tamaño se haya incrementado de manera notable.

Una vez la masa ha crecido adecuadamente, la sacamos del bol, la amasamos brevemente para eliminar el exceso de aire y la dividimos en las porciones deseadas. Con estos ingredientes, podríamos preparar entre 2 y 3 pizzas, dependiendo del tamaño que prefiramos. Es el momento de precalentar el horno a 200 ºC.

Tomamos una porción de masa y la estiramos con cuidado, ya sea con las manos o con la ayuda de un rodillo, sobre una superficie ligeramente enharinada. Transferimos la masa estirada a una bandeja para hornear forrada con papel vegetal y le damos forma, ya sea redonda o rectangular, según nuestra preferencia.

El siguiente paso implica cubrir la base de masa con la salsa de tomate y espolvorear la mozzarella en barra sobre ella. Una vez hecho esto, procedemos a distribuir de manera equitativa los ingredientes restantes sobre cada uno de los cuartos de la pizza: las aceitunas negras, el jamón cocido, las alcachofas y los champiñones. Luego, repartimos los trozos de mozzarella fresca de búfala por toda la superficie de la pizza.

Con la pizza ya montada, la introducimos en el horno precalentado a 200 ºC, utilizando tanto calor arriba como abajo, durante aproximadamente 20 minutos o hasta observar que la masa ha adquirido un tono dorado y crujiente. Es recomendable comenzar a hornearla con el papel vegetal debajo y, una vez la base esté ligeramente cocida, retirarlo para permitir que la masa se tueste directamente sobre la rejilla del horno. Cada horno es diferente, por lo que es importante vigilar el proceso de cocción y ajustar el tiempo y temperatura según sea necesario.

Para servirla, llevamos la pizza al centro de la mesa y con un cortapizzas, la partimos en porciones. Lo ideal es compartir una pizza entre dos comensales para que así cada uno pueda disfrutar de las diferentes estaciones.

Resumen del Proceso

  1. Preparar la masa y dejar que repose para que aumente de tamaño, mínimo 30-45 minutos.
  2. Precalentar el horno a 200 ºC.
  3. Dar forma a las porciones de masa y añadir la salsa de tomate y mozzarella rallada.
  4. Distribuir los ingredientes según las estaciones en cada cuarto de la pizza.
  5. Agregar la mozzarella de búfala repartida en trozos por encima.
  6. Hornear con calor arriba y abajo a 200 ºC durante 20 minutos, ajustando el tiempo según sea necesario.
  7. Servir centralmente y cortar en porciones para compartir.