Calzone de Ricotta y Salami: Una Deliciosa Variante de la Pizza

Calzone de Ricotta y Salami: Una Deliciosa Variante de la Pizza

Datos relevantes del plato

  • Tiempo de preparación de la masa: Aproximadamente 20 minutos
  • Tiempo de reposo: Unas 8 horas
  • Tiempo de armado: Cercano a 10 minutos
  • Tiempo de horneado: Alrededor de 10 minutos
  • Duración total: 8 horas y 40 minutos
  • Porciones: Para dos personas
  • Categoría: Plato principal
  • Estilo culinario: Italiano
  • Calorías aproximadas: 475 kcal por porción

Ingredientes para un irresistable calzone para dos

Para la base:

  • 250 ml de agua templada
  • 350 g de harina de trigo de media fuerza
  • 15 g de aceite de oliva virgen extra (AOVE)
  • 2 g de levadura seca de panadería
  • 2 g de azúcar blanca
  • 10 g de sal fina

Para el sabroso relleno:

  • 100 g de ricotta, también conocido como requesón
  • 20 g de salami de primera calidad
  • 50 g de mozzarella o flor de latte
  • 10 g de salsa de tomate casera
  • 10 g de queso pecorino rallado
  • Un generoso chorro de AOVE
  • Hojas de albahaca fresca al gusto

Elaboración del calzone napolitano de salami y ricotta

Iniciamos la creación de la masa con al menos 8 horas de antelación. En primer lugar, disolvemos la levadura en agua templada.

En un recipiente amplio, tamizamos la harina y comenzamos a integrar poco a poco el agua con levadura, junto con el azúcar, mezclando con energía con nuestras manos.

Transcurridos unos minutos, adicionamos la sal y, sin detener el amasado, vertemos el aceite. Trasladamos la mezcla a una superficie limpia para continuar con el amasado. Si la masa se presenta pegajosa, proseguimos amasando durante unos minutos, permitimos que repose brevemente y retomamos el amasado hasta conseguir una consistencia elástica y homogénea.

Formamos una bola con la masa, la cubrimos en el mismo recipiente y la dejamos reposar por dos horas. Transcurrido ese tiempo, con ayuda de una espátula, dividimos la masa en porciones aproximadas de 250 gramos, formando bolas tensas, asegurándonos de expulsar el aire.

Colocamos las bolas en un contenedor, dejando espacio entre ellas para que puedan expandirse, las tapamos y procedemos a dejarlas fermentar. Este proceso durará entre 6 a 8 horas, dependiendo de la temperatura ambiente.

Poco antes de que la masa esté lista, preparamos los ingredientes para el relleno. Cortamos el salami en pequeños cubos y troceamos el queso en piezas más reducidas que en una pizza, para favorecer una cocción uniforme.

Condimentamos la salsa de tomate con albahaca fresca, sal y un poco de aceite de oliva, mixturamos bien y reservamos.

Previamente a formar el calzone, precalentamos el horno a su máxima potencia (250 ºC). Espolvoreamos harina en nuestra área de trabajo y procedemos a estirar la masa, formando un círculo de 25 cm de diámetro, dejando los bordes finamente estirados.

Comenzamos el relleno distribuyendo el queso ricotta, seguido por el salami, la mozzarella, unas hojas de albahaca y finalizamos con un chorro de aceite. Cerramos el calzone, sellando firmemente los bordes. Pincelamos con salsa de tomate, colocamos mozzarella, espolvoreamos con pecorino y finalizamos con un toque de aceite.

Adornamos con algunas hojas de albahaca, y horneamos durante 20 minutos. Una vez horneado, lo retiramos del horno, dejamos reposar brevemente, y servimos calentito para disfrutar de los quesos fundidos y el crujiente exterior.

Pasos sencillos para un calzone perfecto

  1. Listar todos los ingredientes necesarios para la receta.
  2. Mezclar la levadura en agua y esperar unos minutos.
  3. Incorporar la harina, el agua y el azúcar en un bol amplio.
  4. Una vez integrados, añadir la sal y el aceite.
  5. Amasar durante 20 minutos hasta obtener una mezcla homogénea.
  6. Cubrir la masa y dejarla reposar dos horas.
  7. Después del reposo, cortar y bolear la masa.
  8. Dejar las bolas en fermentación por entre 6 y 8 horas.
  9. Una vez fermentada, precalentar el horno y formar el calzone.
  10. Espolvorear harina en la superficie y estirar la masa.
  11. Rellenar con ricotta, salami, mozzarella, albahaca y un chorro de aceite.
  12. Cerrar y sellar bien el calzone.
  13. Pincelar con tomate, agregar mozzarella, pecorino y un toque de aceite.
  14. Decorar con albahaca y hornear durante 20 minutos.
  15. Listo para sacar del horno, servir y disfrutar.