Exquisita Pizza Casera de Jamón Serrano y Queso

Detalles del Procedimiento Culinario

  • Duración de Preparación: Una totalidad de 4 horas y 20 minutos.
  • Periodo de Cocción: Únicamente 10 minutos.
  • Tiempo Global: 4 horas y 30 minutos completas.
  • Porciones Servidas: Ideal para servir a 2 comensales.
  • Categorización del Plato: Considerado como plato principal.
  • Variedad Culinaria: Tradicional de la gastronomía italiana.
  • Aporte Energético: Aproximadamente 249 kcal por cada 100 g.

Elementos Necesarios para la Elaboración de la Pizza para Dos

Constituyentes para la masa:

  • Un total de 250 g de harina de trigo refinada.
  • Cerca de 160 ml de agua a temperatura ambiente.
  • Aproximadamente 30 ml de aceite de oliva de primera prensa.
  • Una cantidad de 7 g de levadura natural de panadería.
  • Y un agregado de 4 g de sal marina.

Componentes para la cobertura:

  • Tres porciones generosas de puré de tomate natural.
  • Unos 120 g de queso mozzarella en hebras.
  • Orégano seco a consideración del chef.
  • Cinco rebanadas del exquisito jamón serrano.
  • Delicadas láminas de queso parmesano al gusto.
  • Frescas hojas de rúcula al placer.
  • Un delicado toque de aceite de oliva extra virgen.

El Arte de Crear la Pizza de Jamón y Queso

Iniciamos con la base de nuestra pizza, mezclando en un recipiente la harina, desmembrando la levadura fresca, vertiendo el agua a temperatura adecuada, añadiendo el aceite de oliva extra y finalmente la sal.

Amalgamamos los elementos hasta lograr una masa uniforme, que puede resultar en una textura algo adherente, lo cual es completamente normal en este proceso.

Cubrimos el contenedor con un film adhesivo, permitiendo un breve reposo de la masa durante unos 10 minutos. Luego, con nuestras manos ligeramente engrasadas, procedemos a amasar durante un minuto adicional.

Convertimos nuestro preparado en una esfera, la cubrimos nuevamente y dejamos que se esponje, duplicando su tamaño en volumen. Este proceso podría requerir aproximadamente 45 minutos, aunque se aconseja vigilar el progreso con frecuencia.

Después de alcanzar el volumen deseado, le damos forma nuevamente a la masa, la untamos con un poco de aceite de oliva y la dejamos reposar por 2 horas más, buscando un segundo levado.

Antes de finalizar el tiempo de levado, preparamos nuestro horno precalentándolo a la máxima temperatura posible, con ventilación y calor repartido tanto en la base como en la parte superior.

Preparamos una bandeja con papel para hornear y un espolvoreado de sémola de trigo duro, colocamos la masa sobre esta superficie y con las manos aún engrasadas, extendemos hasta cubrir todo el espacio disponible.

Distribuimos sobre la base extendida la salsa de tomate, un poco de aceite de oliva, una pizca de sal y esparcimos orégano seco al gusto.

Es el momento de esparcir uniformemente la mozzarella rallada sobre nuestro preparado antes de introducir en el horno por un lapso de 10 a 12 minutos, siempre vigilando para evitar que el queso adquiera un tono demasiado dorado.

Al culminar la cocción, procedemos a embellecer nuestra pizza con los ingredientes restantes: el jamón serrano y la rúcula añadidos post horneo para conservar su frescura y sabor, seguido por unas finas láminas de queso parmesano y finalizamos con un chorrito de aceite de oliva extra virgen distribuido con gracia por encima.

Se sirve inmediatamente, permitiendo que cada invitado disfrute de la exquisita combinación de sabores que esta Pizza Casera de Jamón Serrano y Queso tiene para ofrecer.