Focaccia casera: Tu primer paso hacia la panadería artesanal

Focaccia casera: Tu primer paso hacia la panadería artesanal

La focaccia es un pan italiano rico y aromático, famoso por su textura suave y sus sabores robustos. Esta receta es ideal para quienes buscan adentrarse en el mundo de la panadería desde casa. Aunque podemos ver variantes en varios rincones de Italia, hoy te traemos una versión sencilla que garantiza resultados impresionantes para principiantes.

Ingredientes necesarios

  • 500g de harina de trigo de alta calidad
  • 7g de levadura seca
  • 400ml de agua tibia
  • 10ml de aceite de oliva extra virgen, y algo más para rociar
  • 10g de sal marina
  • Hojas de romero fresco al gusto
  • Sal gruesa o en escamas para espolvorear

Preparación de la masa

Comienza disolviendo la levadura en el agua tibia para activarla, proceso que debería tomar aproximadamente 5 minutos. A continuación, en un recipiente grande mezcla la harina y la sal. Haz un hueco en el centro y añade la mezcla de agua y levadura, junto con el aceite de oliva. Con una cuchara de madera, combina todos los ingredientes hasta que la masa comience a formarse.

Coloca la masa sobre una superficie ligeramente enharinada y amásala durante unos 10 minutos, o hasta que esté suave y elástica. Forma una bola y colócala en un bol ligeramente aceitado. Cubre el bol con un paño húmedo y deja que la masa repose en un lugar cálido hasta que duplique su tamaño, lo que podría tardar aproximadamente 1 hora.

Formando y horneando la focaccia

Una vez que la masa haya duplicado su volumen, retírala del bol y amásala brevemente para desgasificar. Extiende la masa en una lámina gruesa y colócala en una bandeja para hornear previamente aceitada, dándole la forma tradicionalmente rectangular de la focaccia. Con los dedos, haz pequeñas depresiones sobre la superficie de la masa. Esto no solo es parte de su aspecto característico, sino que también ayuda a capturar el aceite de oliva y los aromas.

Deja que la focaccia repose durante otros 20 minutos, permitiendo que la masa se eleve un poco más. Mientras tanto, precalienta el horno a 220°C. Justo antes de introducir la focaccia en el horno, rociar la superficie con un poco más de aceite de oliva, esparce hojas de romero fresco y finaliza con una generosa cantidad de sal gruesa o en escamas.

Hornea la focaccia durante unos 20-25 minutos, o hasta que esté dorada y crujiente por fuera. La manera perfecta de verificar si está listo es golpear ligeramente la base. Si suena hueco, entonces está lista para salir del horno.

Disfrutando de tu focaccia casera

Deja que la focaccia se enfríe sobre una rejilla antes de cortarla en trozos. Este pan es deliciosamente versátil, perfecto para acompañar platos principales, dividido para sándwiches o simplemente disfrutado en su esplendor simple, mojado en aceite de oliva extra virgen y vinagre balsámico.

Consejos finales

Para lograr la mejor focaccia, es crucial darle tiempo a la masa para que fermente adecuadamente. Esta receta es perfecta para experimentar con diferentes toppings como tomates cherry, aceitunas o incluso trozos de queso. La clave está en la creatividad y en hacer de la cocina un espacio de experimentación y descubrimiento.

Felicitaciones, ahora tienes todas las herramientas para crear una increíble focaccia casera. Este es solo el principio de tu aventura en la panadería. Con práctica y paciencia, pronto estarás explorando recetas más complejas y deleitando a tu familia y amigos con creaciones increíbles.