Receta de auténticos Paninis italianos con schiacciata hecha en casa

La cocina italiana es conocida mundialmente por su sabor, tradición y la calidad de sus ingredientes. Dentro de su vasto repertorio culinario, el panini, un tipo de sándwich hecho con pan italiano, ocupa un lugar especial en el corazón de los aficionados a los sabores de Italia. Hoy vamos a elevar el concepto del panini clásico, preparando desde cero una deliciosa schiacciata, un pan plano típico italiano, para crear un Panini italiano único y lleno de sabor.

Ingredientes para la schiacciata casera

  • 500 gramos de harina de trigo
  • 300 ml de agua tibia
  • 25 gramos de levadura fresca o 7 gramos de levadura seca
  • 1 cucharadita de sal
  • 2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen
  • Ramas de romero fresco (opcional)
  • Sal gruesa para espolvorear (opcional)

Ingredientes para el relleno del Panini

  • 200 gramos de queso mozzarella en rodajas
  • 100 gramos de jamón serrano en rebanadas finas
  • Tomates deshidratados al gusto
  • Hojas de rúcula fresca
  • Aceite de oliva extra virgen

Preparación de la schiacciata

  1. Comienza disolviendo la levadura en el agua tibia. Deja reposar durante 10 minutos hasta que se forme una espuma en la superficie.
  2. En un bol grande, mezcla la harina con la sal. Haz un hueco en el centro y añade el agua con levadura y las 2 cucharadas de aceite de oliva.
  3. Amasa bien hasta obtener una masa homogénea. Si es necesario, añade un poco más de harina o agua. La masa debe ser suave y elástica.
  4. Coloca la masa en un recipiente engrasado con aceite, cúbrelo con un paño húmedo y deja reposar en un lugar tibio durante aproximadamente 1 hora o hasta que duplique su tamaño.
  5. Precalienta el horno a 220°C (428°F).
  6. Una vez que la masa ha crecido, divídela en dos partes. Extiende cada parte sobre una superficie ligeramente enharinada, hasta obtener dos rectángulos de aproximadamente 1 cm de grosor.
  7. Transfiere los rectángulos de masa a una bandeja para horno previamente engrasada o cubierta con papel para hornear.
  8. Si lo deseas, puedes hacer pequeñas indentaciones en la superficie de la masa con tus dedos y espolvorear un poco de sal gruesa y ramas de romero fresco encima.
  9. Hornea durante 20-25 minutos o hasta que la superficie esté dorada y crujiente.
  10. Retira del horno y deja enfriar sobre una rejilla.

Armado del Panini

  1. Una vez que la schiacciata esté fría, córtala horizontalmente por la mitad para abrirlos como un libro.
  2. En la base de cada schiacciata, distribuye de manera uniforme las rodajas de mozzarella, seguido del jamón serrano.
  3. Añade los tomates deshidratados y unas cuantas hojas de rúcula.
  4. Rocía un poco de aceite de oliva sobre los ingredientes y, si lo deseas, añade un toque de sal y pimienta.
  5. Coloca la otra mitad de la schiacciata encima para cerrar el sándwich.
  6. Precalienta una plancha o sartén a fuego medio-alto. Coloca los paninis y prensa ligeramente con una espátula o, si tienes, una prensa para paninis.
  7. Cocina por unos minutos de cada lado hasta que el queso se haya derretido y la superficie esté tostada y marcada por la plancha.
  8. Sirve inmediatamente, cortando cada panini por la mitad si lo deseas.

Consejos para un panini perfecto

  • El secreto de un buen panini reside en la calidad de sus ingredientes. Opta por productos de alta calidad, especialmente el pan, el queso y el jamón.
  • Para una versión más rápida, puedes utilizar pan ciabatta comprado en tiendas en lugar de hacer la schiacciata desde cero.
  • La schiacciata casera puede personalizarse añadiendo diferentes hierbas o especias a la masa, como orégano, tomillo o incluso aceitunas picadas.
  • Experimenta con los rellenos de tu panini, utilizando diferentes tipos de quesos, carnes frías e incluso vegetales asados para crear combinaciones únicas.
  • Para mantener la schiacciata crujiente, no sobrecargues el panini con ingredientes muy húmedos o salsas.

Preparar estos Paninis italianos con schiacciata casera es una forma deliciosa de traer un pedazo de Italia a tu cocina. Ya sea para un almuerzo rápido, una cena ligera o incluso un evento especial, estos paninis siempre serán una opción ganadora. Con cada bocado, descubrirás la magia de combinar sabores simples pero impresionantes, todo encerrado entre dos piezas de pan crujiente y aromático. ¡Buon appetito!