Risotto Alla Milanese: Una Delicia Invernal

Risotto Alla Milanese: Una Delicia Invernal

Información del Plato

  • Tiempo de preparación: 15 minutos
  • Tiempo de cocción: 45 minutos
  • Duración total: 60 minutos
  • Servicios: Para 4 personas
  • Categoría: Plato principal
  • Estilo culinario: Italiano
  • Calorías: Aproximadamente 600 kcal por porción

Ingredientes para elaborar risotto alla milanese para cuatro comensales

  • 300 gramos de arroz carnaroli, preferiblemente de la región del Piamonte
  • 1 cebolla de tamaño mediano
  • 100 gramos de mantequilla pura
  • 100 gramos de queso parmesano con Denominación de Origen Protegida
  • 1 litro de un suave caldo hecho con carne y vegetales
  • 50 mililitros de un buen vino blanco
  • 1 bolsita de azafrán en hebras (aproximadamente 0,3 gramos)
  • 50 mililitros de agua (preferentemente, caliente)
  • Sal al gusto

Procedimiento para la Creación del Risotto alla Milanese

El primer paso consiste en la infusión del azafrán. Calienta unos 50 ml de agua y, una vez caliente, sumerge el azafrán. Cubre este preparado con plástico adherente y déjalo reposar al menos dos horas; idealmente, toda la noche. Observarás cómo el agua adquiere un tono rojizo profundo, el cual, al combinarse con el arroz, le otorgará un espectacular color amarillo.

Selecciona una cazuela de profundidad media y coloca dentro la mitad de la mantequilla, manteniendo un fuego medio-bajo. Una vez derretida, agrega la cebolla cortada en brunoise (cubos pequeños), mezclándola con un poco de caldo para suavizar su cocción hasta que adquiera transparencia sin dorarse, lo cual es clave para asegurar su textura final en el plato.

A continuación, incorpora el arroz al sofrito y déjalo sellar, siempre removiendo, durante unos tres minutos sin añadir más líquido. Este proceso es crucial para que el grano mantenga su integridad durante la cocción.

Tras el sellado, añade el vino blanco y espera a que se evapore ligeramente antes de introducir poco a poco el caldo, junto con la infusión de azafrán preparada previamente. Es importante mantener una constante atención en este punto, añadiendo caldo gradualmente y removiendo frecuentemente, para asegurar que el arroz se esté cocinando de manera uniforme y manteniendo una textura cremosa pero firme.

Al alcanzar el punto de cocción deseado —un arroz al dente—, retira la cazuela del fuego, añade el restante de la mantequilla y el queso parmesano rallado, mezclando todo suavemente para que el risotto adquiera esa característica cremosidad y un sabor inconfundible.

Una vez concluido el proceso de mantecado, sirve inmediatamente para disfrutar de toda su textura y sabor. Un risotto perfecto debe ser fluido pero consistente, ofreciendo un exquisito equilibrio entre cada uno de sus componentes.

Resumen de Preparación Simplificado

  1. Pre-infusionar el azafrán en agua caliente por unas horas.
  2. Sofreír la cebolla picada en mantequilla y un poco de caldo, evitando que tome color.
  3. Agregar el arroz y rehogar, sellando los granos.
  4. Introducir el vino blanco y, cuando se haya evaporado, el azafrán.
  5. Incorporar gradualmente el caldo, manteniendo el arroz húmedo pero no inundado.
  6. Ajustar de sal, teniendo cuidado con el contenido salino del queso.
  7. Cocinar hasta alcanzar un punto al dente del arroz.
  8. Apagar el fuego, añadir el parmesano y la mantequilla restante para cremar.
  9. Servir de inmediato para disfrutar de su máximo esplendor.