Preparación Tradicional del Osobuco Milanés de Ternera

Preparación Tradicional del Osobuco Milanés de Ternera

Información sobre la receta

  • Duración de preparación: Aproximadamente 20 minutos
  • Tiempo de cocinado: Alrededor de 1 hora y 30 minutos
  • Tiempo total: Cerca de 1 hora y 50 minutos
  • Porciones: Para 2 personas
  • Categoría: Principal
  • Estilo culinario: Italiano
  • Calorías: 550 kcal por porción

Ingredientes necesarios para realizar el ossobuco milanés para 2 personas

  • Dos piezas de ossobuco, aproximadamente de 350 g cada uno
  • Una cebolla de tamaño mediano
  • 30 g de mantequilla
  • Una cucharadita de aceite de oliva virgen extra
  • 50 ml de un vino blanco de tipo seco
  • 100 ml de caldo de carne (prever un poco más, por si fuera necesario)
  • 2 cucharadas de passata o puré de tomate
  • Un diente de ajo pequeño
  • La cáscara de un cuarto de limón, entera
  • Varias hojas de perejil fresco
  • Harina para rebozar
  • Sal al gusto
  • Pimienta negra molida al gusto

Procedimiento para la elaboración del ossobuco a la milanesa

Comenzar por preparar los ossobucos, realizando cortes en la membrana exterior para evitar que se contraigan durante la cocción. Esto se puede hacer fácilmente con un cuchillo o tijeras de cocina.

Proseguir picando la cebolla finamente para sofreírla en una mezcla de mantequilla y aceite de oliva, este último evitará que la mantequilla se queme. Si se prefiere, se puede usar mantequilla clarificada.

Una vez sofrita la cebolla, se debe apartar temporalmente, asegurándose de dejar la mayor cantidad posible de grasa en la sartén. Luego, rebozar levemente los ossobucos en harina y dorarlos por ambos lados en la misma sartén.

Reintegrar la cebolla a la sartén, junto con los ossobucos, y proceder a desglasar con el vino blanco, permitiendo que el alcohol se evapore y deje un sabor concentrado.

Después, añadir el tomate triturado y el caldo de carne ya caliente, tapar y cocinar a fuego lento. Es crucial mantener la cocción al mínimo para que la carne se suavice y comience a separarse del hueso, lo que podría tomar al menos una hora. Durante este proceso, es importante verificar que el guiso no se seque demasiado, añadiendo más caldo o agua caliente si es necesario, además de voltear los ossobucos unas cuantas veces.

Finalización del plato

Antes de finalizar, preparar la gremolata picando finamente la piel de limón junto con el ajo y el perejil. Incorporar esta mezcla a los ossobucos, combinar bien y cocinar todo junto un par de minutos más. Este toque fresco y aromático es fundamental para completar el sabor característico del plato.

El ossobuco milanés de ternera está ahora listo para ser servido. Idealmente, debe acompañarse con arroz blanco, puré de patatas cremoso o polenta, según la preferencia.

Resumen simple de la preparación

  1. Preparar los ossobucos limpiando y cortando la membrana que los rodea.
  2. Picar y sofreír la cebolla en mantequilla y aceite de oliva.
  3. Dorar los ossobucos rebozados en harina.
  4. Añadir la cebolla sofrita y el vino para desglasar.
  5. Incorporar el tomate y el caldo, cocinar a fuego lento hasta que la carne esté tierna.
  6. Preparar la gremolata picando la piel de limón, ajo y perejil.
  7. Integrar la gremolata a los ossobucos, cocinar un momento y servir caliente.