Receta Innovadora: Carpaccio Frío de Calabacín – Fácil y Deliciosa

Receta Innovadora: Carpaccio Frío de Calabacín – Fácil y Deliciosa

Información Preparatoria

  • Tiempo de Preparación: Aproximadamente 15 minutos
  • Duración Total: 15 minutos
  • Porciones: Para 4 personas
  • Categoría: Entrante
  • Estilo Culinario: Italiano
  • Valor Energético: 99 kcal cada 100 gramos

Ingredientes para el Carpaccio de Calabacín

  • 1 calabacín grande, unos 380 g (calculando 80 g comestibles por comensal)
  • 60 g de queso feta (o cualquier otro queso de intenso sabor)
  • 4 piezas de tomate seco conservado en aceite de oliva
  • Jugo de 1/2 limón
  • 20 ml de aceite de oliva virgen extra (opcionalmente, el aceite del tomate seco)
  • 1 cucharadita de miel
  • Pimienta negra recién molida, al gusto
  • Sal, ajustar al gusto

Pasos para Elaborar el Carpaccio de Calabacín

Comenzaremos la preparación de nuestra receta creando el aderezo con el cual aliñaremos el carpaccio. En un bol pequeño, uniremos el jugo de limón, el aceite de oliva extra virgen y la miel. Batiremos con energía hasta conseguir una mezcla homogénea y de textura espesa.

El siguiente paso es preparar el tomate seco. Deberemos escurrir bien el aceite sobrante y luego cortarlo en pequeños trozos para facilitar su consumo.

Se procede a preparar el calabacín, lavándolo y secándolo bien antes de cortarlo en láminas lo más finas posible, utilizando una mandolina si es posible. En caso contrario, un cuchillo afilado servirá, dedicando un poco más de tiempo a esta tarea.

Disponemos las láminas de calabacín sobre el plato o la fuente elegida para la presentación, sea de manera individual o para compartir en el centro de la mesa.

Ahora es el momento de añadir el queso feta sobre las láminas de calabacín. Podemos desmigarlo con los dedos para una presentación más rústica o rallarlo finamente para una textura más delicada.

Seguido, añadiremos el tomate seco ya cortado sobre nuestro carpaccio.

Finalizaremos aliñando la preparación con el aderezo que realizamos al principio. Es posible que haya que batirlo nuevamente en caso de haberse separado antes de su aplicación.

Para culminar, espolvoreamos con pimienta negra recién molida y ajustamos la sal, considerando el ya de por sí salado queso feta, lo que podría hacer innecesario añadir más sal.

Resumen de la Preparación

  1. Combinar zumo de limón, aceite y miel para el aderezo
  2. Preparar el tomate seco cortándolo en trozos
  3. Cortar el calabacín en láminas finas y disponerlas en la fuente
  4. Incorporar el queso feta y posteriormente el tomate seco
  5. Aliñar con la mezcla de zumo de limón y servir de inmediato